"la clase obrera pobre que lo creó"

Me envían, y reproduzco la carta que el concejal del PSOE de Paradas, Joaquín Manuel Montero Navarro, envia al partido pidiendo y explicando su baja como militante. Creo que es interesante leer lo que dice:
A/A Secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero
A/A Secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín Iraola

Tras la aprobación esta misma tarde de la futura ley del aborto, ley Aído, en el Pleno del Senado con una ajustada mayoría de voluntades compradas a golpe de concesiones, este partido, el Partido Socialista Obrero Español, da un paso adelante en la conquista de la sinrazón en la que tanto camino tiene recorrido. Esta ley ha sido posible gracias a los males anteriores que ya habían sido asumidos:

Por un lado, la falta de libertad dentro del partido es un signo característico e inconfundible para percibir hasta dónde se han traicionado los valores democráticos que siempre caracterizaron a la Izquierda. No sólo acudimos a las anteriores Elecciones Generales de 2008 sin llevar en el programa electoral mención alguna a la ley que hoy se aprueba, sino que meses más tarde, en la ponencia marco del XXXVI Congreso Federal tampoco se hacía mención expresa a promover una nueva ley del aborto donde se considerase este como un derecho.

Hemos engañado al electorado al que representamos y hemos obviado el diálogo interno dentro del partido sobre un tema que, no sólo es contrario al humanismo universal que históricamente caracterizó al socialismo, sino que además divide a la sociedad dramáticamente. Este es un hecho antidemocrático sumamente grave.

Pero además, hemos contemplado estupefactos como se ha consensuado con los sectores nacionalistas más reaccionarios que el aborto sea un derecho sin límites, manteniendo el supuesto coladero hasta la 22ª semana. Aprendí de viejos y verdaderos militantes socialistas, que dieron hasta el último aliento de sus vidas por los ideales en los que creían, que “No hay en nuestros días una afirmación más reaccionaria que la del derecho de una persona sobre la vida del hijo no nacido. Es el derecho de propiedad más absoluto concebible, más allá del derecho del amo sobre el esclavo”. La propiedad sobre las personas ya fue abolida en la historia de la humanidad.

Es evidente que el socialismo, dentro de este partido, no puede ya superar los 40 años de vacaciones disfrutados durante la dictadura franquista, no ha sido capaz de conectar con el espíritu socialista de la clase obrera pobre que lo creó, por lo que pido que desde este mismo día conste mi baja como militante del PSOE. Así mismo pongo a disposición del partido los cargos electos que ocupo en el Ayuntamiento de Paradas (Sevilla). Jamás permitiré que mi nombre aparezca junto al de una organización que legitima la muerte de inocentes mediante la aprobación de leyes injustas.

En Paradas, a 24 de febrero de 2010

Fdo.: Joaquín Manuel Montero Navarro

Comentarios

  1. El derecho de propiedad del que hace esta persona referencia es un termino legal que no puede aplicarse. Por diferentes cuestiones:
    1.Los fetos hasta su nacimiento y supervivencia posterior de 24h no son declarados personas por el ordenamiento jurídico, por lo cual se pueden considerar como parte del cuerpo de la mujer aun cuando puedan potencialmente convertirse en personas de pleno derecho legal.
    2.Los fetos de menos de las 30 semanas(aprox. 6 meses), salvo en casos muy excepcionales de los cuales no conozco ninguno, pueden sobrevivir fuera del cuerpo de la madre y por ende me refiero a la primer punto.
    3.Defender que existe derecho de propiedad sobre un ser que no puede existir sin asitencia del cuerpo de la mujer es extender demasiado una línea de pensamiento con la que estoy de acuerdo.

    Bueno para opiniones hay mil colores.

    Un saludo.
    P.D:Hay que ser un poco más práctico con el mundo que nos toca vivir.

    ResponderEliminar
  2. Qué cargante es esto de la muerte de inocentes.
    Yo soy partidario de la Ley del aborto recientemente aprobada y lo era de la regulación anterior, también. Es decir, soy partidario de que no esté castigada la interrupción voluntaria del embarazo, en determinadas circunstancias. A eso, algunas personas le llaman muerte de inocentes, asesinato y hasta genocidio. Generalmente, son las convicciones religiosas las que impulsan tan gruesas calificaciones.
    Probablemente, las personas que califican así conductas que son legítimas en todas las sociedades modernas no son conscientes de lo gravemente ofensivo que resulta.
    Pero deberían meditar sobre ello.
    Hasta ahora, quienes somos tan gravemente insultados, lo soportamos con estoicismo. Pero nada hay en la ética ni en la ley que nos obligue a ello. Por tanto, no debe extrañar que cualquier día decidamos responder como la gravedad de las ofensas merece.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo14/3/10 0:31

    el comentario anterior termina con amenazas veladas... Pero es que la carta dice más cosas. Sobre todo dice cosas del PSOE, más que del aborto.

    ResponderEliminar
  4. Si la he leído bien, la carta de ese concejal, dizque del PSOE, de Paradas, se limita a criticar que su ex-partido haya aprobado la ley del aborto. Por cierto, la carta contiene una expresión que, a quienes tenemos ya cierta edad, nos hace dudar de la autenticidad de su autor. Eso de los "40 años de vacaciones" fue una gracieta de la ultraderecha, en relación con la campaña que llevó a cabo el PSOE en 1979, con motivo de los 100 años de su fundación. La campaña tenía un lema central: "100 años de honradez"; a lo que el chiste facha le añadió "...y 40 de vacaciones", aludiendo a los años que duró la dictadura de Franco. Así que sorprende que en los resortes mentales de un socialista esté ese ritornelo. Por otro lado, también sorprende que este "socialista auténtico" esté en contra de la interrupción voluntaria del embarazo, porque lo considere "matar inocentes". Es decir, que no es que esté en contra de la ley reciente, por demasiado permisiva, sino que está en contra de la ley anterior y de toda ley que despenalice esta práctica. Entonces, ¿porqué no se ha despedido antes? O mejor, ¿porqué ha llegado a ingresar en un partido tan abominable, que defiende el asesinato de inocentes?
    De modo que yo pienso que si ese concejal, de verdad existe y de verdad lo eligieron en las listas del PSOE, es que es un "vaina".
    En otro orden de cosas, si se me acusa sin fundamento de cometer un delito (asesinato, genocidio), mi advertencia de que responderé a la ofensa es una amenaza expresa y no velada. Sólo estoy esperando a que un número suficiente de personas que piensan como yo se rebele contra la infecta calumnia.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cielos! ¡Como se pone el patio! Como al parecer he provocado esto publicando la carta aclaro:

    1. La carta y el concejal son reales, Manolo.

    2. A mí lo que me interesaba destacar al publicarla es lo que dice del proceso "antidemocrático" que se forma en el partido para llegar a tomar decisiones y cómo el partido se ha alejado de la clase obrera que lo creó, algo que yo suscribo totalmente. Pero vamos que eso -lo de los procesos antidemocráticos- no pasa solo en el PSOE. Y cómo al final se gobierna muchas veces al albur de encuestas o cuestiones que no aparecen en el programa, que se encuentra uno de pronto, que no sabe cómo han llegado al nivel de decisión... pero ante lo que nadie del partido plantea nada. Es marca de la casa en todos los partidos que aspiran a gobernar con cierto grado de plausibilidad, o que gobiernan. Tristemente, pero es así. Luego nos doleremos de que los "populismos" encuentren tierra abonada en el personal.

    3. Las amenazas, a la hora de comentar y dialogar, mejor las dejamos a un lado, no vaya a ser que nos veamos en la tesitura de tener que realizarlas, y entonces a lo mejor quedamos en evidencia.
    A mí lo que me carga que en cualquier tema haya gente que tiene que terminar -o empezar- llegando a eso.

    Yo no comparto tu postura, Manolo, supongo que eso no es nuevo, pero creo que jamás te he llamado "asesino, genocida" o cosas similares y, sin embargo, para mí el aborto es inaceptable, tal como se plantea en esta sociedad (antes y ahora). Otra cosa es que en un caso concreto hay que entrar a valorar los hechos y las personas y sus situaciones. Y yo no he visto que se pida que se encarcele a las mujeres que abortan. Eso es desfigurar el debate y las posiciones. El tema es más de fondo. Tampoco me gusta la campaña de la Iglesia en este tema. No he hecho debate de este tema otras veces en el blog y no lo voy a hacer ahora. Cuando hablo de estos temas lo hago en persona, y desde el respeto al otro.

    4. Supongo que siguiendo las teorías expuestas sobre la ofensa, yo debería considerarme
    a)pederasta o pedófilo por ser célibe
    b)ofendido por la semejanza entre los términos que Arcadi Espada establece y tú recoges en una reciente entrada en tu blog ¿no?. Por cierto, la relación causa-efecto es un tanto chusca.

    Menos mal que ofende quien puede y no quien quiere, si no sería imposible dialogar estando tan ofendidos y temiendo el inicio de las respuestas.

    ResponderEliminar
  6. 1. Yo no amenazo al que dialoga conmigo por sus opiniones y está muy feo que hayas retorcido mi argumento para hacerme parecer eso. Yo amenazo con los tribunales penales a quien me insulta, llamándome asesino, genocida y cosas por el estilo. Y no digo que tú lo hayas hecho, pero lo hace el concejal "vaina" en su carta, los miles de manifestantes cotidianos contra el aborto, el portavoz de la Conferencia Episcopal... Insisto, es muy grave que muchas de las personas contrarias a la despenalización del aborto califiquen así a los partidarios (de la despenalización). Y no saldrá de su boca el insulto y la calumnia hasta que alguno vaya a la cárcel.
    2. La cuestión del aborto es todo lo compleja que tú quieras, pero la clave del debate social sobre las leyes que lo regulan es la penal. Porque, vamos a ver. ¿Porque no renunciáis al derecho penal quienes estáis en contra de la interrupción voluntaria del embarazo en todo caso? Si no es por la amenaza de la cárcel no habría debate. Nadie es abortista, esa es otra de las falacias de los partidarios de la condena penal. Por tanto, sin condena penal, estaríamos ante una mera cuestión de conciencia y cada uno actuaría como le dictase la suya, dentro del marco legal. Pero no, los antiabortistas queréis utilizar el Código Penal para imponer vuestros escrúpulos de conciencia a toda la población.
    3. El tema del celibato y la pederastia, salvo que me haya perdido algo, creo que no tiene nada que ver con el aborto. Lo que no estoy seguro es que no tengan algo que ver entre sí, aunque sólo sea por razones estadísticas.

    ResponderEliminar
  7. Bueno; al final parece que hablamos del aborto. Vale. Lo voy a hacer utilizando argumentos de José Ignacio González Faus en un cuaderno de Cristianismo y Justicia que publicó en abril del 95, y que puedes ver completo en este enlace: http://www.fespinal.com/espinal/llib/es65.pdf

    Dada la limitación del espacio del comentario, enuncio algunas cosas, pero no las desarrollo plenamente, así que quizá parezca algo inconexo. No nos agarremos a eso, que todo se puede ampliar.

    Yo creo que hablar del aborto, si queremos hacerlo en forma racional requiere unirlo a una reflexión sobre el ser humano. Es inseparable de la concepción antropológica que se tenga.

    Y yo creo que la razón abortista es concreción de una antropología individualista que niega la interdependencia relacional en lo humano, desde un individualismo absoluto. Que solo concibe individuos aislados, negando lo humano de la solidaridad en aras del egoísmo, y que se impone como antropología en casi todos los campos de la vida (cultural, laboral, económico,...)
    Consecuencia de esa razón es convertir en "derechos humanos" lo que son "intereses propios".
    Con ello se niega al feto el derecho a nacer. No puede ser sujeto de ese derecho.
    El feto puede que no sea ya una vida humana, pero es un viviente humano cuya vida está programada para ser humana.
    Se desarrollará si no se le niega esa capacidad. Será humano cuando se cumplan las potencialidades que están en él desde un primer momento.
    El derecho de nacer es el primer derecho humano. Y su no reconocimiento significa el
    triunfo del fuerte sobre el más débil.
    Y de toda esta argumentación surge otra consecuencia importante: esa negación de los derechos del más débil, es lo que propiamente constituye la mentalidad que suele llamarse "de derechas". La izquierda ha intentado caracterizarse siempre
    como defensora de los derechos de los más débiles o indefensos (al menos la que se llama
    "sensibilidad de izquierdas"). Por eso la reivindicación de un derecho
    absoluto al aborto es, en realidad, una reivindicación de derechas. La lógica que la sustenta es la lógica pragmatista del que sólo busca quitarse de encima lo que le estorba, sin atender a la ética de los medios.
    Y la izquierda que la hace suya ha perdido su identidad.

    Y dicho eso, mi postura personal es que los conflictos de valores pueden brotar de la complejidad misma de lo real. Pero otras
    muchas veces brotan de la contradicción vital del mundo que hemos construido, Se usa el aborto unas veces como medio de evasión de responsabilidades contraidas irresponsablemente (caso de las personas de clases altas),
    y otras veces para escapar a situaciones sobrevenidas inconsciente o fatalmente, y que se dejan luego todas sobre la parte más indefensa que es la mujer. No reconocer esto, por incómodo que sea, desvirtúa de entrada toda reflexión moral sobre el tema.
    Los supuestos que contemplaba la legislación española sobre el aborto (peligro para la vida de la madre, malformación del feto y embarazo por violación) pueden dar lugar efectivamente a situaciones de gran dramatismo, donde la solidaridad, el respeto y el acompañamiento a quien soporta aquella situación, son valores prioritarios frente a toda imposición extrínseca. Y no estoy abogando por la moralidad general del aborto en las situaciones dichas, sino por el respeto. En muchas ocasiones el recurso al aborto se toma en situaciones límite, sin salida y en soledad.Ante eso, hay que denunciar la injusta concepción antropológica que hay de trasfondo (es lo que hace muy torpemente la Iglesia), ofrecer otras alternativas de vida, y situarse siempre al lado de las víctimas, sin condenarlas humanamente.
    El debate se sitúa en lo penal: despenalizamos o no, pero creo que no es el debate. No debe ser ese. Está claro que la cárcel no es el camino; pero creo que tampoco reconocerlo como "derecho". Y como esto va para largo y yo estoy reventado, en otro momento seguimos. Buenas noches

    ResponderEliminar
  8. He intentado publicar un comentario pero no he podido porque era demasiado extenso, así que lo he publicado en mi blog. Lo puedes leer aquí: http://mgm51159.blogspot.com/2010/03/respuesta-fernando-sobre-la.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares