HOAC y Corrala Utopía

La HOAC de Sevilla ha hecho público el siguiente comunicado ante la situación de las familias de La Corrala Utopía:


La HOAC, Hermandad Obrera de Acción Católica, de Sevilla muestra su solidaridad con las familias alojadas en el edificio de la Avenida Juventudes Musicales de Sevilla, construido en 2010 y deshabitado desde entonces.

Nuestra solidaridad es con las personas y su sufrimiento. Puesto que sus carencias de casa y de recursos, como los de tantas otras personas, se da en un contexto de un número impresionante de viviendas vacías y de familias sin viviendas, queda claro que no es producto de un “accidente” llamado crisis, sino de una verdadera injusticia, de una clara inmoralidad.

Como militantes cristianos comprometidos en la defensa de la justicia y los derechos del mundo obrero, como Movimiento de la Iglesia formado por trabajadores y con la tarea de comunicar la Buena Noticia de Jesucristo entre nuestros hermanos, no podemos quedarnos indiferentes, ni dar un rodeo ante los que caen a la cuneta maltratados, no “pobres por casualidad”, sino empobrecidos por un conjunto de decisiones económicas y legales que enriquecen a otros.

Animamos a todos a responder a la pregunta que nos hace Jesús en la parábola del samaritano: ¿Quién de ellos se hizo prójimo? En el contexto actual, ¿quién se hace prójimo-próximo, quién es samaritano?

Ante estas familias que toman protagonismo y no se resignan, ante el buen número de personas y Movimientos que los apoyan y sostienen su lucha, no podemos menos que celebrar la solidaridad, e incluso el germen de vida comunitaria entre las familias y a la vez, que rechazamos las coacciones de que están siendo objeto por parte de las empresas de suministros de energía y agua y del Ayuntamiento, que pervierte su función de servir al bien común, al utilizar una empresa pública y a los servicios sociales, como instrumento de esas actuaciones en contra de la dignidad humana, atendiendo antes a intereses económicos movidos por la codicia, que al bien común.

A los cortes de luz y agua se ha unido la advertencia “coincidente” de quitar la custodia de los hijos y la amenaza de desalojo por la fuerza.

El derecho de propiedad no tiene prioridad sobre la dignidad de la persona, como ha recordado repetidas veces la Iglesia en su Doctrina Social. También el buen desarrollo de la familia ha de ser protegido por los poderes públicos. ¿Dónde están ahora las proclamaciones de defensa de la familia por tantos responsables públicos?

Es preciso “satisfacer ante todo las exigencias de la justicia, de modo que no se ofrezca como ayuda de caridad lo que ya se debe a título de justicia” (Concilio Vaticano II, Decreto sobre el apostolado de los seglares, 8)

Sevilla, 7 de junio de 2012

LA COMISIÓN DIOCESANA DE LA HOAC

Entradas populares