Camina humildemente con tu Dios

Miqueas 6, 8.
Caminar humildemente con tu Dios. Ser humilde con él. Dejar a Dios ser Dios. en nuestra vida. Querer dejarlo ser en nuestra vida. Sabernos seguidores tras las huellas de los descalzos pies del carpintero, fiados de su amor. 
Siempre lo difícil está en ir detrás, en dejarse guiar, en creer que siguiendo esos pasos llegaremos a la vida. Lo difícil está en saber acompasar nuestros pasos a su ritmo, y nuestros proyectos al suyo. Lo difícil es saberlo compañero de camino, y a la vez, guía imprescindible. Y sin embargo, el camino de la vida no es otro; practicar el derecho y amar la bondad es caminar humildemente con tu Dios.
Lo difícil es caminar humildemente con tu Dios por donde te quiera llevar.
Y sin embargo, ese es el camino de la vida.



Entradas populares