Aforamientos y desafueros

Dice el artículo 101 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, al referirse a la composición, elección y mandato del Parlamento, lo siguiente:

1. El Parlamento estará compuesto por un mínimo de 109 Diputados y Diputadas, elegidos por sufragio universal, igual, libre, directo y secreto.
Los miembros del Parlamento representan a toda Andalucía y no están sujetos a mandato imperativo.

2. El Parlamento es elegido por cuatro años. El mandato de los Diputados termina cuatro años después de su elección o el día de disolución de la Cámara. En ambos casos, el mandato de los Diputados titulares y suplentes que integren la Diputación Permanente se prorrogará hasta la constitución de la nueva Cámara.

3. Los Diputados gozarán, aun después de haber cesado en su mandato, de inviolabilidad por las opiniones manifestadas en actos parlamentarios y por los votos emitidos en el ejercicio de su cargo.

Durante su mandato no podrán ser detenidos por los actos delictivos cometidos en el territorio de Andalucía, sino en caso de flagrante delito, correspondiendo decidir, en todo caso, sobre su inculpación, prisión, procesamiento y juicio al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Fuera de dicho territorio, la responsabilidad penal será exigible, en los mismos términos, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

Cuando no se quiere tener fuero especial ante la justicia, sino las mismas condiciones que el resto de los ciudadanos, lo que se ha de hacer no es decir que se renuncia al fuero especial. No cabe renunciar solo al fuero. Se ha de renunciar a la condición de Diputado. Mientras no se renuncie a la condición de diputado, se sigue teniendo fuero especial, y no se puede detener al diputado salvo en caso de flagrante delito.

Asi que o se dice y se hace con claridad, o se dejan de decir cosas imposibles y llenarse la boca con ellas. Es así de sencillo. Lo demás, para la galería.

Entradas populares