Esto, y más, es tu Adviento

Gracias, Señor.
Este rato contigo me ha despertado.
Siento que los parados necesitan de mi vida.
Y es que Dios me ha visitado.
Algo llama a mi corazón al amor,
a la entrega, a la solidaridad con los trabajadores precarios.
Y es que Dios me ha llamado.
Algo me invita a trabajar por la justicia, por reintegrar a los excluidos.
Y es que Dios ha llegado a mi vida.
Ahora me siento más despierto, más lejos del egoísmo.
Y es que Dios me ha visitado y me ha liberado.
¡Gracias, Señor, porque todo esto, y más, es tu Adviento!

Comentarios

Entradas populares