Generosos y solidarios

Me toca mucho las narices ese paripé, cada vez más publicitado, de donar a obras sociales diversas un pastón, proveniente del propio sueldo, por parte de cargos públicos de distinta adscripción política, como forma de decir que cobran demasiado, y que la manera de renunciar a ese excesivo sueldo es donarlo a causas benéficas, o donarlo al partido, queriendo hacer de ello un gesto de denuncia y pretendiendo el aplauso social por su generosa solidaridad. Nunca fue solidaridad dar lo que sobra. 

Si buscan mi aprobación, no la encontrarán. Es una farsa. Si de verdad les parece que cobran mucho, que modifiquen -tienen capacidad normativa suficiente para ello- sus sueldos, y cobren menos. Pero si lo cobran, la donación pretendida la están haciendo con mi dinero, mis impuestos, mi sostén del erario público, no con su dinero. 

Y si lo donan de ese excesivo sueldo que reciben, es que no necesitan cobrar tanto. Lo correcto sería modificar las normas pertinentes para cobrar lo que sea de justicia; no más. Aunque no lo donaran, yo creo que no lo necesitan. No creo que su generosidad altruista fuera tal si el sueldo no fuera, a todas luces, excesivo. Habría que hacer historia para ver cual era su generosa solidaridad en otros tiempos.

Así que no convirtamos publicitariamente en solidaridad, lo que nunca lo será. Y dejemos las ruedas de molino para lo que han de servir.

Entradas populares