AMAR LA VIDA

AMAR la vida es salir a los caminos
a escuchar qué nos dice el sol y el viento,
a recibir la paz de los sembrados
y en la noche sorber luz de luceros.

Amar la vida es desnudar el alma
de insanas ambiciones y de miedos,
con la firme certeza de que el hombre
se halla a sí mismo atravesando riesgos.

Amar la vida, que es deber sagrado,
es abrir los oídos al misterio
que habla con clara voz dentro de uno,
en el núcleo más vivo de su centro.

Amar la vida es labrar espacios
hacia el abrazo universal, eterno.

Antonio López Baeza 

Entradas populares