ELOGIO DEL OCIO

Ahora, por fin, me toca a mí. Hasta septiembre: ocio.

ELOGIO DEL OCIO

En ocio el alma va surcando espacios,
que, sin el ocio, fueran inasibles, y nos desvelan
que en el alma yacen formas que, en paz de abrazos,
nos redimen.

En ocio fue como mi ser primero
-aquel que de Dios mismo se recibe-,
vino a mi encuentro y me ofreció sus besos
de misterioso encanto indefinible.

En ocio es como cada día despierto
a los mensajes que el amor emite, a fin de que
cada uno tallar pueda en ternura su ser más puro y libre.

En ocio y por el ocio sé que vivo
en comunión de luz con cuanto existe.

Antonio López Baeza

Entradas populares